Familia  
La amenaza del divorcio rápido favorecerá las rupturas
Autor:
Fuente: Alfa y Omega 4/27/aaaa

El anuncio del PSOE de agilizar los procesos de divorcio sin necesidad de previa separación traerá consigo, según el Instituto de Política Familiar, un aumento de las rupturas matrimoniales. En 6 años se superarán las 200.000 rupturas al año –una cada 2,6 minutos– y su número igualará al de matrimonios

Para don Eduardo Hertfelder, Presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), «la propuesta del PSOE de agilización de los procesos de separación y divorcio, permitiendo el acceso directo al divorcio sin necesidad de previa separación, supone un auténtico retroceso en las políticas de ayuda a la superación de las crisis matrimoniales, ya que es una medida que potenciará la ruptura matrimonial, en vez de disminuirla. Además, va en contra de las recomendaciones que, durante años, lleva realizando el Consejo de Europa que, ante el incremento de rupturas matrimoniales, insta a la realización de medidas preventivas que reduzcan y no potencien la ruptura. Lo más preocupante es que la nueva Administración socialista no parece tener voluntad política de abordar este grave problema, sino que lo agravará. Parece como si no confiaran en el matrimonio y la familia española, y, en vez de potenciar campañas de prevención, formación y terapia familiar que favorezcan la reconciliación, se potencia la ruptura matrimonial».

Hoy, en España se producen 115.000 rupturas matrimoniales al año; es decir, cada cuatro minutos y medio se separa o divorcia un matrimonio. Además, la ruptura familiar está creciendo más rápidamente que los matrimonios (desde 1996 al año 2000, el ritmo de crecimiento de matrimonios ha sido del 7%, mientras que el de rupturas fue del 26%). Con la tendencia actual y con la introducción de las medidas del PSOE, las estimaciones de IPF concluyen que, en 6 años, se superarán las 200.000 rupturas al año; es decir, cada menos de tres minutos (2,6 minutos) se producirá una ruptura matrimonial. En ese momento se producirán tantas rupturas como matrimonios en un año.

Soluciones
Desde el IPF se dan una serie de medidas indispensables para ayudar a superar las crisis matrimoniales, en el marco del desarrollo de una cultura con perspectiva de familia, tanto activa como de prevención. Son éstas:- Hay que ser conscientes de la magnitud del problema y de que la ruptura engendra ruptura y transmite cultura rupturista.- Hay que tener voluntad política de solucionar y/o reducir el problema. Las Administraciones deben cambiar el chip ante la ruptura matrimonial. Deben ser conscientes de que su política hasta ahora ha sido ineficaz y, en muchos casos, absolutamente errónea. La pregunta que deberían contestarse es la siguiente: ¿Es un bien en sí mismo favorecer la reconciliación matrimonial y evitar, por tanto, la ruptura?- Hay que desarrollar políticas públicas activas y preventivas (leyes y medidas económicas, fiscales, educativas, culturales, etc.) que se desarrollen con perspectiva de familia. Se deben desarrollar campañas de sensibilización y de concienciación de la importancia del matrimonio y la familia, de las funciones sociales que cumplen, del bien que representan para la estabilidad emocional, psicológica y física tanto para los padres, como para los hijos, como para la sociedad.- Se necesitan organismos públicos y/o privados (centros de orientación y terapia familiar), compuestos por especialistas en distintas áreas (especialistas en Derecho, psicólogos, asistentes sociales, etc.), que ayuden a los matrimonios a superar sus crisis.

La cultura de un país se mide por la capacidad de estrategias de prevención en diferentes áreas, pero especialmente en aquellas que hacen referencia a la proyección del bienestar de las familias. Detrás de cada persona que se divorcia hay un conflicto por resolver, y un drama familiar. Desde hace mucho tiempo, el Consejo de Europa, resaltando la especial naturaleza de la familia, y teniendo en cuenta el aumento paulatino de las rupturas matrimoniales entre los años 1974 y 1980, redactó dos importantes documentos, mediante los que recomendaba a los Estados miembros promover y fomentar la instauración de centros de orientación y atención integral a la familia.

Volver