Noticias del Papa  
Los obispos arremeten contra el aborto libre del PSOE
Autor: Mar Velasco
Fuente: La razón 3/28/aaaa

El Gobierno debe «tutelar el derecho a la vida de todo ser humano, desde que es engendrado hasta que muere». Así de tajante se mostró ayer el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, en relación a la propuesta del PSOE de liberalizar la interrupción voluntaria del embarazo. Pese a que reconoció que la Iglesia no tiene posibilidades de frenar una reforma de este tipo, abogó por dar más ayudas a las madres jóvenes, como alternativa al aborto. El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, por su parte, comparó el aborto con el terrorismo y dijo que «si queremos defender la sociedad, no podemos hacerlo con la muerte». A las críticas se sumaron otros líderes de la Iglesia y asociaciones familiares.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, criticó ayer duramente la propuesta del PSOE de modificar la ley para autorizar el aborto libre en las primeras 14 semanas de gestación. Destacó la obligación del Gobierno de «tutelar el derecho a la vida de todo ser humano desde que es engendrado hasta que muere», y la obligatoriedad de la Iglesia de anunciar la ley moral del Evangelio, aunque esta sea políticamente incorrecta. Asimismo, propuso fomentar las ayudas a las madres jóvenes o sin recursos para dar a luz y educar a los hijos, como alternativa
inmediata al aborto.

El cardenal arzobispo de Madrid, que hizo estas declaraciones tras finalizar su conferencia «25 años de relaciones Iglesia-Estado en España», organizadas por el Fórum Nueva Europa, aseguró que «existen muchos grupos e instituciones confesionalmente dentro de la Iglesia y promovidos por seglares católicos y no católicos que están ofreciendo una ayuda de significado extraordinario desde el punto de vista cualitativo», en relación a las ayudas para evitar abortos.
Acerca de las posibilidades que tiene la Iglesia para frenar una medida como la planteada por los socialistas sobre el aborto, Rouco Varela explicó que la Iglesia no se puede confundir con la comunidad política. «La realidad de la Iglesia es que no somos ni queremos comportarnos como un factor político expresa y explícitamente», añadió.

Como los atentados
Por su parte, el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, se mostró contrario a cualquier liberalización de la ley del aborto y dijo que «si se mata antes de nacer se infravalora la vida de tal manera que luego no nos extraña que haya atentados terroristas tan terribles». Amigo, que inauguró en el Colegio de Abogados de Sevilla unas jornadas sobre Derecho Matrimonial Canónigo, pidió «el máximo respeto a la persona desde el momento de su concepción» y afirmó que «cuando la cotización de la persona baja, suben la violencia y el terrorismo». El cardenal de Sevilla manifestó que «si queremos defender la sociedad, no podemos hacerlo con la muerte en ninguna de sus formas» porque «la persona debe ser la especie más protegida». A su juicio, «se debe impulsar todo lo que se haga desde el primer momento de la existencia a favor de la persona», y «todo lo que sean limitaciones» a ese desarrollo «no deben estar en el camino de alguien que busca el bien de la sociedad».
Rouco y Amigo no fueron los únicos en criticar la propuesta socialista sobre el aborto. El obispo de Alcalá de Henares, Jesús Catalá, señaló, durante el funeral que ofició por las víctimas del 11-M el pasado jueves, que «debemos recordar con claridad que la vida humana ha de ser respetada siempre, desde su concepción en el seno materno, antes del parto, hasta una muerte natural». Y sentenció: «Nadie tiene tampoco derecho a eliminar una vida humana. Es un asesinato».

Las clínicas, a favor
Pero también hay reacciones a favor. La Red de Organizaciones Feministas valoró positivamente la propuesta socialista. La portavoz, Ángeles Álvarez, consideró «hipócrita» la postura del PP, ya que «por un lado penaliza el aborto y, por otro, se carga todas las políticas de prevención y los programas de educación sexual». De forma similar se manifestó ayer la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) consideró hoy «un avance» la decisión del PSOE, aunque añadió que más que una «ley de plazos» lo que el nuevo Gobierno debe hacer es «sacar el aborto del Código Penal».
Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez-Bayle, aseguró que la Ley de plazos para abortar, que proyecta el PSOE, conlleva que las intervenciones sean financiadas por el Estado. Sánchez-Bayle señaló que la normativa actual tiene tantos inconvenientes que la mayoría de las mujeres no interrumpe su gestación en los centros públicos ante la «carrera de obstáculos» que debe superar.

Volver