Opinión  
Manipulación, injuria o incontinencia verbal?
Autor: Lluís Esquena Romaguera
Fuente: piensaunpoco.com 3/23/aaaa

El Jefe del Gobierno tripartito de Cataluña, el señor Josep Bargalló debe padecer de incontinencia verbal. O quizá es tan primario que primero la dice y luego la piensa. Varios ejemplos lo confirman.

Inmediatamente después de que Maragall lo nombrara Conseller en Cap, no se le ocurrió otra cosa que prometer lealtad a... Carod-Rovira! Pocos días antes, en un acto con profesores de catalán tanto de la escuela pública como concertada, terminó el acto al más puro estilo fascista gritando por tres veces y con el puño cerrado: ¡La pública es la mejor! Y él que tanto echó en cara a CiU que habían reconocido "haber hecho trampa" en el tema de los conciertos, y que ellos no harían trampas, poco tiempo después aconsejaba a los profesores de un centro público de SALT (Girona) la desobediencia civil a la LOCE, "trampeando" como pudieran lo que la misma prescribe.

Pero la peor fue la última. El día de reflexión, en una actitud impropia del cargo que ostenta, acusó al gobierno de Aznar de manipular la información y condicionar la opinión pública, al atribuir a ETA la autoría del atentado del 11-M sin pruebas suficientes. Puede que tuviera razón, pero ve la paja del ojo ajeno y no la viga del propio.

Pocos días antes, aprovechando un acto de homenaje a la mujer trabajadora, se atrevió a decir sin prueba alguna ni estudio serio que lo avale, que la causa de la violencia doméstica está en la educación diferenciada entre chicas y chicos. ¿No es esto también manipular la información? ¿O lo que es peor, auténtica injuria?

Por lo visto la inquina que manifiesta hacia los colegios que imparten este tipo de enseñanza, le lleva a intentar condicionar la opinión pública en contra de los mismos, puesto que no tiene base legal para probar que este tipo de educación suponga una forma de discriminación por razón de sexo. Al contrario de lo que opina, Bargalló sí hay estudios en países anglosajones que demuestran que los chicos educados en colegios sin coeducación manifiestan mayor respeto por las chicas.

En fin; tenemos en Cataluña el equivalente a un Jefe de Gobierno, un tanto impresentable. Y no por negarse a llevar corbata.

Volver