Familia  
Férrea defensa presidencial del matrimonio tradicional
Autor:
Fuente: la Opinión 2/10/aaaa

WASHINGTON, D.C. (EFE).— El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, dijo ayer que el presidente, George W. Bush, está preparado para respaldar un proyecto de ley que podría llevar a una enmienda constitucional que prohíba el casamiento de homosexuales.

Sin embargo, McClellan no mostró claramente que Bush esté decidido a defender la enmienda constitucional y dio a entender que sólo lo haría si no hay otra forma de detener la legalización del matrimonio entre homosexuales, como ha permitido recientemente el estado de Massachusetts.

El Presidente “está listo para hacer lo legalmente necesario para defender la institución del matrimonio”, afirmó McClellan en su reunión con los periodistas como respuesta a una pregunta sobre el tema.

Agregó que “de ser necesario”, Bush está preparado para respaldar un proyecto legislativo presentado por la representante republicana ante la Cámara Baja, Marilyn Musgrave, de Colorado, que podría conducir a una enmienda constitucional que prohíba ese tipo de uniones.

Según McClellan, ese proyecto de ley refleja “los principios con los que está comprometido (Bush) cuando se trata de defender la institución del matrimonio”.

Agregó que Bush considera “profundamente perturbadora” la decisión de la Suprema Corte de Massachusetts a favor de legalizar el matrimonio entre homosexuales, y estima que es importante que la voz de la gente se escuche en este debate.

Mientras tanto, un sondeo difundido ayer muestra que un alto porcentaje de estadounidenses no quiere que en sus estados haya leyes que legalicen el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La encuesta, llevada a cabo del 5 al 8 de febrero entre 814 adultos por el Sondeo Nacional de Elecciones Annenberg, señala que un 60% de los interrogados se opone a cualquier legalización del casamiento entre ciudadanos del mismo sexo, contra sólo un 31% a favor.

No obstante, sólo un 42% de los encuestados se opuso a una enmienda constitucional para prohibir ese tipo de uniones matrimoniales, mientras que un 49% se opone a la misma.

La semana pasada, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist, anunció que lanzará una amplia campaña para impedir la legalización de los matrimonios homosexuales.

Estas uniones recibieron el 4 de febrero la luz verde de la Suprema Corte de Massachusetts cuando cuatro de sus siete jueces dijeron que hacer lo contrario sería considerar a los homosexuales como ciudadanos de segunda categoría.

Volver