Familia  
Los obispos aseguran que la violencia doméstica es "fruto amargo de la revolución sexual"
Autor:
Fuente: Periodista Digital 2/3/aaaa

(Redacción).- España es una sociedad «poscristiana» y «pagana», «víctima de la revolución sexual», cuyos «frutos amargos» son la «violencia doméstica, los abusos sexuales y los hijos sin hogar».El diagnóstico -en el que también se da un varapalo a la comunidad gay- lo hacen los obispos españoles en un documento de máximo rango, aprobado por la Asamblea Plenaria y presentado ayer en Madrid. Lo cuenta José Manuel Vidal en El Mundo. El documento de la Subcomisión episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, que preside el obispo de Castellón, Juan Antonio Reig, y titulado Directorio de la pastoral familiar de la Iglesia en España, pretende «alzar la voz para desenmascarar determinadas interpretaciones que pretenden marginar la verdad del Evangelio al presentarla como culturalmente superada o inadecuada para los problemas de nuestra época y que proponen a su vez una pretendida liberación que vacía de sentido la sexualidad». Porque, según la jerarquía católica española, la culpa de la profunda crisis que atraviesa la institución tradicional familiar la tienen la revolución sexual, «que ha separado la sexualidad del matrimonio, de la procreación, del amor» y «la ha convertido en un elemento de consumo».

Comentario de Vicente Oltra: La verdad que procede del análisis de los Obispos o de quién sea, pero en esta ocasión de ellos, siempre llega mal para quienes creen poseer la verdad.
Convertir a la sociedad en animalizada, porque se le enseña a dejar su consciencia y razón en el armario antes de salir de casa y sacar el animal a pasear conduce donde estamos. Regresar necesita de una educación diferente y no es verdad que esas “revolución sexual” sea tal de PROGRESO, sino más bien del “progresismo del muladar” que tiene tendencia a perder la partida por propia Ley Natural. Lo que va contra natura al final la sociedad lo desprecia y algo así es de prever que ocurra con esta animalización social.

Volver