Noticias del Papa  
Juan Pablo II propone emprender «sendas de bien» en 2004 de la mano de María
Autor:
Fuente: ZENIT.org 1/8/aaaa

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 7 enero 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II invitó a los creyentes a encaminarse con decisión en 2004 por «las sendas del bien» de la mano de la Virgen María este miércoles, en la primera audiencia general del año.

En un encuentro festivo, en el que participaron unos 4.000 peregrinos, entre ellos más de un centenar de profesionales del mundo del circo, que presentaron algunos de sus espectáculos, el Santo Padre dedicó su intervención a meditar en la maternidad divina de María, misterio presentado por el período de Navidad.

«¡Una humilde criatura ha engendrado al Creador del mundo!», exclamó el Papa durante su reflexión, pronunciada con voz particularmente clara y fuerte, en la sala Pablo VI del Vaticano.

«El tiempo de Navidad nos hace recobrar conciencia de este misterio, presentándonos a la Madre del Hijo de Dios como copartícipe en los acontecimientos culminantes de la historia de la salvación», añadió.

«Toda la existencia de María está ligada de manera íntima a la de Jesús --reconoció--. En Navidad, ofrece a Jesús a la humanidad. En la cruz, en el momento supremo del cumplimiento de la misión redentora, Jesús ofrecerá como don a todo ser humano a su misma Madre, como herencia preciosa de la redención».

Cuando en la cruz dice al apóstol «Mujer, ahí tienes a tu hijo», añadió el obispo de Roma, Jesús «pone en manos de Juan a su Madre, y al mismo tiempo, entrega al apóstol y a todo creyente el amor de María».

«En estos últimos días del tiempo de Navidad, detengámonos a contemplar en el pesebre la silenciosa presencia de la Virgen junto al Niño Jesús», invitó el Papa al concluir.

«El mismo amor, el mismo cuidado que tuvo con su Hijo divino, ella nos los ofrece», insistió. «Apoyados y confortados por su protección maternal, podremos contemplar con nuevos ojos el rostro de Cristo y caminar más rápidamente por las sendas del bien».


Volver