Familia  
Nuevo obispo norteamericano pasó Navidad orando ante clínica abortista
Autor:
Fuente: ACI 1/7/aaaa

WASHINGTON DC, 06 Ene. 04 (ACI).-Esta semana el diario The Arizona Republic reveló que el recientemente nombrado Obispo de Phoenix, Mons. Thomas J. Olmsted, pasó la Nochebuena orando frente a una clínica abortista de la Planned Parenthood, junto con más de 200 activistas pro-vida.

Aunque la presencia del Prelado fue silenciosa, muchas personas se sumaron a la oración de la manifestación pro-vida más grande de los últimos años.

En declaraciones a la prensa local, el Obispo afirmó que “Navidad es la celebración de que Dios se ha hecho uno de nosotros, entrando completamente en nuestra vida humana, especialmente como un no-nacido en el vientre de su madre”.

“Estoy aquí para orar, no para protestar. Estoy aquí para rezar por las madres y los bebés no nacidos, especialmente aquellos que se encuentran en situaciones difíciles, para que alcancen la ayuda que necesitan”, agregó el Prelado.
Asimismo, Mons. Olmsted resaltó que “esto es el Calvario, una víctima inocente está muriendo aquí”.

Finalmente, el Prelado afirmó que “tengo una especial obligación, sobretodo a los católicos en cualquiera de las posiciones que ocupen en la sociedad, de explicar las enseñanzas de la Iglesia y compartir las buenas noticias sobre la vida”, y concluyó recordando que “eso incluye a los políticos”.

Comentario de Vicente Oltra: Así seguro que los católicos entienden el mensaje. Nada se puede hacer desde la aceptación pasiva de las manipulaciones sociales. La santidad en ningún caso es pacífica, más bien activa para enseñar a la sociedad aquello que necesita para conocer la “verdad”. La “verdad es Jesucristo”: Como Él mismo dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida” y quien no sigue ese camino no puede ser, ni obispo, ni sacerdote, ni católico. Pero seguirlo no es la pacífica administración burocrática, sino de manera Santa y Pacífica, proclamar la verdad y denunciar la mentira.
Lo que todos los hombres y mujeres queremos tener es obispos, absortos en su santidad y arriesgados en su decir la verdad, a tiempo y a destiempo: claro, eso no es políticamente correcto. Pero callar nos puede llevar a todos donde no toca “el infierno”, pero ellos irán delante de los que vayan a ese lugar, precisamente por la blandura de su ejemplo y su misma vaciedad. No soy yo quien debe decir esto, pero sí que debo –más bien debemos- alabar y propagar el ejemplo de ese obispo que en EE.UU. ha tomado una acción –que alguno de los suyos le recriminará- que defiende públicamente la verdad. El aborto es un asesinato por donde se mire y los católicos no podemos permitir que eso siga cada vez más, siendo la norma, normal. La inmoralidad de la ONU y de los gobernantes no son la norma, son simplemente unos desvergonzados perversos, que en muchas ocasiones además roban como el mismo Kofi Annan.



Volver