Familia  
Primera resolución de la ONU a favor de la familia terminaría en su contra
Autor:
Fuente: ACI 11/26/aaaa


NACIONES UNIDAS, 25 Nov. 03 (ACI).-Por primera vez en su historia, la Asamblea General de las Naciones Unidas votaría a favor de una resolución que favorece a las familias. Sin embargo, la Unión Europea, Nueva Zelanda y un grupo de países latinoamericanos quieren convertir la carta en una manoseada declaración sobre “derechos de los niños” que pulverizaría el concepto de familia.

La resolución original propuesta ante la asamblea general por la Santa Sede y algunos países de África, debe ser discutida esta semana y reconoce “la función de los padres en la familia y su responsabilidad compartida en la instrucción de los hijos”.

La intención de la resolución es proteger a la familia salvaguardando el derecho de los padres a educar a sus hijos, promover leyes que favorezcan la vida matrimonial y devolver a la familia su centralidad en el logro del bienestar social.

La resolución “reconoce la capacidad y el deber propios de los padres de guiar a los niños debidamente, criarlos en un entorno sano e inculcarles el sentido del deber, la integridad, la responsabilidad, el civismo, la compasión y del servicio al prójimo para ayudar a fortalecer a las familias, las comunidades y las naciones del mundo”.

Asimismo, “reafirma que los padres tienen el derecho de elegir qué tipo de educación quieren para sus hijos”, que “debe respetarse la libertad de los padres y, cuando corresponda, los tutores legales, de ofrecer una educación religiosa y moral a sus hijos acorde con sus propias convicciones”.

El texto pide “a todos los gobiernos a que presten asistencia apropiada a los padres y tutores legales en el desempeño de sus obligaciones en la crianza del niño y a que establezcan instituciones, instalaciones y servicios para la atención de los niños”.

Además, reafirma que “los Estados deben adoptar todas las medidas apropiadas para que los hijos de padres que trabajan tengan derecho a aprovechar los servicios e instalaciones de atención a los niños que les correspondan, así como la obligación de los Estados de alentar la prestación de los servicios sociales de apoyo necesarios para que los padres puedan combinar las obligaciones familiares con las de trabajo y de participación en la vida pública”.

Finalmente, llama a los Estados, entre otras cosas, a que "se aseguren de que el niño no sea separado de sus padres contra su voluntad,"e invita a los Estados "a que ayuden a las familias monoparentales y presten especial atención a las necesidades de las viudas y los huérfanos a fin de ayudar a establecer vínculos de tipo familiar, especialmente en circunstancias difíciles".

Sin embargo, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, El Salvador, Fiji, Guatemala, Liechtenstein, México, Nueva Zelanda, Noruega, Paraguay, Perú, República Checa, Suiza y Uruguay, plantean unas enmiendas al proyecto de resolución que refuerzan criterios feministas, pero sobre todo, en una de las enmiendas, relativizan el papel de la familia para dejar abierta la patria potestad a parejas homosexuales o uniones de cualquier otro tipo.

Los países mencionados quieren sustituir el párrafo 1 de la parte dispositiva por el siguiente texto: "Reafirmando que los Estados partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los padres y, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, según establezca la costumbre local, de los tutores u otras personas encargadas legalmente del niño de impartirle, en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiadas para que el niño o la niña ejerzan los derechos que le asisten".

Además, proponen reafirmar “el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, así como los derechos y los deberes de los padres o, en su caso, los tutores legales, de impartir orientación al niño o a la niña respecto del ejercicio de sus derechos en consonancia con la evolución de sus facultades".

Según la analista pro-vida y activista de la Naciones Unidas, Jeanne Head, “por primera vez en la historia de la ONU, se ha introducido una resolución que trata sobre la importancia del papel de los padres y va camino a ser adoptada. A pesar de esto, diez países latinoamericanos se han unido a Nueva Zelanda, Canadá y países europeos en un ataque de último minuto contra esta resolución, al introducir un documento que propone enmiendas asesinas”.

Según Head, “estas enmiendas destruyen totalmente la intención de la resolución y la convierten, entre otras cosas, en una resolución sobre los derechos de los niños en vez de una resolución sobre la importancia del papel de los padres”.

“Actualmente hay dos resoluciones sobre los derechos de los hijos en proceso pero no hay algo sobre el papel de los padres”, indicó la analista y precisó que la intención de estas enmiendas es equiparar el rol social vital y fundamental de los padres con el de los guardianes y cuidadores legales.

“Al debilitar la importancia de los padres, las enmiendas sirven para disminuir enormemente la importancia del matrimonio y la familia tradicional. De hecho, las enmiendas buscan evitar cualquier mención de las familias tradicionales y en cambio hablan de ‘varias formas de familia’”, denunció Head.

Para la analista, estas enmiendas también quieren reducir el derecho y libertad de los padres de asegurar una educación religiosa y moral para sus hijos.

Volver