Opinión  
Prensa, educación, sentido crítico
Autor: Jesús Sanz Rioja .
Fuente: Piensaunpoco.com 11/14/aaaa


¿Hay que enseñar en las aulas a leer el periódico? C. S. Lewis, una de las cabezas más sabias del pasado siglo y que tan bien supo ver, entre otras cosas, por dónde podría arruinarse la educación en el próximo futuro (ya presente), se mostraba poco partidario de ello. Como buen filólogo, pensaba que la prensa era lo fugaz, lo transitorio, mientras que lo permanente, los clásicos, eran la materia de que debía alimentarse a los escolares.
No se hunde la civilización, sin embargo, si alguna cabida se le da a la prensa en la escuela. Así lo piensan también los participantes en el seminario que bajo el rótulo "La prensa escrita, otro recurso para el fomento de la lectura" se ha desarrollado en Madrid, en la sede de ABC. Por encima de apreciaciones superficiales ("la prensa es la mejor expresión práctica de tolerancia que podemos mostrar a los alumnos"), es cierto que "lo mejor de la prosa literaria se hace actualmente en los periódicos. Para el periodista, la actualidad dota de un material de trabajo mucho más atractivo que la ficción. ¿Quién podía haber imaginado tramas como el drama de las pateras, el plan Ibarreche o la corrupción política?" Sarcasmos de Ignacio Camacho aparte, el comentario de actualidad ha irrumpido como un nuevo género literario y con no poca frecuencia se adorna de esas "grandes cuestiones" que reconocemos en los clásicos.
He visto que algunos profesores, entusiastas de la prensa escrita, hacen de ella el material de trabajo casi exclusivo. No es eso. Tales entusiasmos suelen tener el defecto de no incidir en un aspecto fundamental de la educación en la lectura de prensa: el sentido crítico. A la vez que navega por los papeles, el chico debe comprender que no está leyendo la Biblia; y, de hecho, nada más indicado que el periodismo de opinión para educar ese sentido. El periodismo, por paradoja, crea lengua a la vez que entra a saco en ella, pero, si uno se descuida, el alumno puede quedarse sólo con los estragos. Igualmente, la prensa crea opinión al tiempo que enseña a ejercitar la propia. Pero una mano directora no está de más a la hora de valorar una columna o una noticia, sobre todo en los años de aprendizaje. Dije alguna vez que el "adoctrinamiento" era inevitable en la escuela. Pero, en lo posible, que no sean los periódicos, expresión de lo contingente, quienes lo ejerzan.--


Volver