Familia  
MEDIDA JUDICIAL GENERA REACCIÓN ABORTISTA
Autor:
Fuente: NOTIVIDA, Año III, nº 183 11/4/aaaa


El pasado 3 de octubre la justicia dictó la medida cautelar en la querella que por el suministro de fármacos abortivos en Rosario, iniciara el Dr. Nicolás Mayoraz. Como anticipáramos, la medida paralizó el suministro de las “píldoras del día después” en esa ciudad (Vid. Notivida 177).

La sentencia había pasado prácticamente inadvertida hasta el 30 de octubre, fecha en la que se notificó al Consorcio Argentino de Anticoncepción de Emergencia -CAAE- que el Juez Ariel Carlos Ariza, del juzgado civil y comercial Nº5, secretaría de la Dra. María Victoria Casiello, resolvió de acuerdo a los autos caratulados "Mayoraz Nicolás c/Municipalidad de Rosario. Expte Nº 1455/02", que deberá abstenerse de aplicar la Ordenanza 7282 del 6 de diciembre del 2001. Recordemos que la mencionada Ordenanza es la que incorporó al Programa Municipal de Procreación Responsable (Ordenanza 6244) la Anticoncepción de Emergencia o “píldoras del día después”.

La reacción no se hizo esperar, Liliana Pauluzzi, coordinadora del CAAE, miembro del Comité Asesor del Consorcio Latinoamericano de Anticoncepción de Emergencia y Directora de Casa de la Mujer de Rosario, solicitó el apoyo nacional e internacional en pro de la defensa de los “derechos de la mujer atropellados, nuevamente, por sectores fundamentalistas”. En nota dirigida al Secretario de Salud de Rosario, Miguel A. Cappiello, diferentes organizaciones abortistas, encabezadas por el CAAE, manifestaron su repudio a la medida judicial, exigiendo de los poderes públicos y la justicia “el respeto irrestricto de los derechos humanos sexuales y reproductivos de las personas”. Al mismo tiempo la Municipalidad de Rosario, solicitó, a través del Dr. Celso Díaz González de la Dirección General de Asuntos Jurídicos, que la medida se declare nula, gesto al que adhirió el CAAE.

Recordemos que la “píldora del día después” modifica la cara interna del útero materno impidiendo la implantación del óvulo fecundado (aborto farmacológico). No obstante, tanto el Secretario de Salud de la Municipalidad como los miembros del CAAE reiteraron en los medios que "la pastilla no es abortiva" aceptando, simultáneamente, este efecto antiimplantatorio.

Realizan esta afirmación montados en el sofisma: el aborto es la interrupción del embarazo, el embarazo comienza con la implantación del huevo, luego, lo que destruye la vida antes de la implantación no es abortivo.

“El secretario de Salud Pública de la Municipalidad, Miguel Capiello, explicó que la llamada ‘píldora del día después’, en base a hormonas, estrógenos sobre todo, se toma después de una relación sexual en una época de fertilidad de la mujer y de esa forma ‘se impide la anidación del huevo’ en el útero” (Rosario/12, 1/11/03).

En declaraciones publicadas por el Ciudadano el 1º de noviembre, Susana Chiarotti, abogada y miembro del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo, afirma que la presentación y el fallo responden a “un sector religioso que adhiere a principios fundamentalistas y conservadores, que está actuando en todo el país y ahora pretende boicotear las políticas del Estado municipal”. En la misma edición Chiarotti reconoce que estas pastillas “impiden la anidación del huevo”.
Como advirtiéramos tantas veces estas píldoras abortivas están siendo utilizadas, además, como “ayuda” a las mujeres violadas en el marco de los programas de Asistencia a Víctimas de Delitos Sexuales. “Uno de los principales destinos que se le da a esta droga es el uso en pacientes que llegan a las guardias de los hospitales municipales denunciando haber sido víctimas de una violación” (El Ciudadano, 1/11/03). Según la coordinadora del área de Mujer del municipio, Lucrecia Aranda, “es profundamente cínico” negarle a las mujeres esta posibilidad “cuando han ocurrido este año tantos hechos dramáticos y de violencia con mujeres y niñas" (La Capital 1/11/03). FIN
__________________________________________________________
NOTIVIDA, Año III, nº 183, 3 de noviembre de 2003
Editor Pbro. Juan C. Sanahuja, (54-11) 4813-5320; 4811-1678
Coeditor: Lic. Mónica del Río

Volver