Familia  
Médicos barceloneses denuncian un simposio en el que se practicaron 50 abortos con público
Autor: Anna Alonso
Fuente: La Razón 10/24/aaaa

«Médicos Cristianos de Cataluña» y «Profesionales por la Ética» denunciaron el viernes pasado a la Fundación Morín de Barcelona por organizar un congreso sobre salud reproductiva durante el que «se pensaba perpetrar una multitud de delitos de aborto en directo». Pese a que el aborto es un delito penal en España salvo en tres supuestos, los organizadores del symposium anunciaban en su página web www.fundacionmorin.org que iban a realizar prácticas abortivas en directo con 50 pacientes, 5 de ellas de segundo trimestre avanzado, lo que rayaría en la ilegalidad.

El fin de semana pasado tuvo lugar en Barcelona el «Primer Symposium Internacional sobre Salud Reproductiva» cuyo «Programa Científico», publicado en internet y en los dossieres de información, anunciaba textualmente que el viernes 17 de octubre, entre las 17.00 y las 19.00 horas, iban a realizarse unos «cursos hands-on» dirigidos a «médicos» y «paramédicos» con unos «grupos de intervenciones» de hasta 50 «pacientes».

El doctor Josep Maria Simón, presidente de «Médicos Cristianos de Cataluña», aseguró que «hands-on, en jerga médica, significa participación directa» y que, por ello, «hemos emprendido actuaciones judiciales para intentar parar el congreso por si se practicaron abortos». En efecto, la entidad que dirige Simón y «Profesionales por la Ética» presentaron el mismo viernes una denuncia en el Juzgado de Guardia de la Ciudad Condal contra la Fundación Morín, la entidad organizadora del Symposium que preside el peruano Carlos Morín.

Apología del aborto

Aunque el congreso se llevó a cabo, en la querella interpuesta se acusó a la Fundación de «amenazar con perpetrar una multitud de delitos de aborto tipificados como tal por el Código Penal Español» y de «conspiración, provocación y apología de delito de aborto». Asimismo, el presidente de la Federación de Asociaciones Médicas Católicas de Latinoamérica (Famclam), el doctor Francisco Díaz Herrera, emitió un comunicado condenando la celebración del congreso aduciendo a que «nos impresiona que un hecho tan decadente como el aborto y las técnicas para reproducirlo se presenten ante el público europeo como actos académicos y docentes en un congreso de profesionales de la salud».

El caso es que, en la página web de la entidad, dentro del «Programa Científico», se decía que el viernes 17 de octubre iban a realizarse unos «cursos hands-on» en las «clínicas Ginemedex, Emece, TCB, y Ginetec» de Barcelona, englobadas en el grupo «Barnamedic», presidido por Carlos Morín, la misma persona que encabeza la Fundación. Se especificaba también que habría una «visualización de la práctica en directo» y que los cursos se practicarían con 50 «pacientes» (30 mujeres embarazadas de tres meses, 15 del segundo trimestre y 5 del segundo avanzado). Además, el boletín de inscripción del symposium indicaba que debían abonarse 250, 300 y 350 euros, en función de si se participaba en los cursos prácticos de «primer trimestre», «segundo trimestre» o «segundo trimestre avanzado», respectivamente. Los organizadores se reservaron también el derecho de admisión aduciendo a que «las plazas son limitadas».

En este sentido, una socio de «Médicos Cristianos» intentó inscribirse en los «cursos hands-on» pero y, en palabras del doctor Simón, «tras hacerle un sinfín de preguntas y al ver que no les era conocida, le dijeron que no podía participar porque las plazas estaban agotadas».

En cualquier caso, tal y como explicó el presidente de Profesionales por la Ética, Ezequiel Miranda Giménez-Rico, «el aborto es un delito penal en España y sólo está despenalizado cuando existe un peligro físico o psíquico para la madre, sin límite de gestación; en caso de violación, hasta las 12 semanas de gestación, y en caso de malformación del feto, en un plazo máximo de 22 semanas». Por tanto, según dijo Simón a la agencia Veritas, «si además se muestran 50 abortos en público como si no pasase nada, se comete un delito mayor». «Es como si se organizase un congreso de infractores de carretera para explicar todas las técnicas para romper las leyes», prosigue.

La portavoz de la Fundación, sin embargo, ha explicado a Veritas que «no se han practicado abortos; tan sólo se han puesto en común técnicas científicas», aunque no supo explicar en qué consistían esas técnicas ni qué se hizo con las 50 mujeres que acudieron a las clínicas abortistas el pasado viernes, ya que, según reconoció, no había estado presente durante las sesiones de «hands-on».

Comentario de Vicente Oltra: ¿Saben Vds. que la Cristina Almeida también estaba? Sería para defender al “no nacido” probablemente.
Genocidio asesino del siglo XX y del inicio del Milenio: la mayor tragedia desde que existe la humanidad disfrazada de “salud reproductiva” nombre eufemístico que se da: AL ABORTO por las asesinas feministas radicales.

Volver